La palometa blanca

Si quieres pescar palometas blancas podrás usar como señuelos a peces artificiales o cucharillas, además deberás usar aparejos de superficie o de fondo, la mejor época para hacerlo es durante el verano o el otoño.

La palometa blanca o Trachynotus ovatus suele verse en la costa del Maresme. Si bien no alcanza grandes tallas es una gran luchadora. Si tienes los materiales adecuados su pesca puede llegar a ser muy divertida. Además tiene las características de tener una buena calidad de carne y puede ser pescada de varias maneras, desde embarcaciones o desde tierra.

La palometa pocas veces llega a superar los 40 centímetros, no necesitando materiales pesados, bastará con cañas de 1,8 a 2 metros de longitud y carretes de potencia similar. Además podrás usar cañas y carretes de spinning. La línea madre puede ser de 0,4 mm, la terminal puede ser de fluorocarbono de 0,20 mm de grosor.

Esta especie de pez no es desconfiada, en especial porque se mueven en grandes grupos de individuos, en cambio cuando se mueven solas es algo más desconfiada.

Dentro de los mejores cebos artificiales se pueden emplear peces artificiales y las cucharillas, también los anguilones (en especial los blancos y azules) de hasta 9 centímetros de largo. Si lo deseas puedes colocarle plomadas. Las mejores plomadas son las de color plateado que además tienen destellos, algunos imitan movimientos, con los alevines de los peces. Lo ideal es no usar de un tamaño superior de los 9 centímetros.

Una opción entre los peces artificiales son los pins magnet floating, de 7 centímetros y de colores plateados o azules verdosos.

Foto | Flickr