Características del Abadejo

El Abadejo (Pollachius pollachius) es uno de los preferidos por los pescadores. Hoy nos referiremos a sus principales características.

Su cuerpo es esbelto y se encuentra recubierto por pequeñas escamas, la boca cuenta con agudos dientes. No cuenta con una barbilla que diferencia a algunos gálidos, por ejemplo, el bacalao común (Gadus morhua). La mandíbula que tienen es bastante prominente.

abadejoEl abadejo tiene tres aletas dorsales, dos anales y pequeñas aletas ventrales que se insertan en los pectorales y una aleta caudal que está bien desarrollada que se hunde en el borde posterior.

Se trata de un pez que se lo puede caracterizar como magro, con solo 1 por ciento de lípidos, puede llegar a vivir una década, en aguas frías se pueden encontrar peces de hasta 125 centímetros. Normalmente se encuentran en pequeños grupos a lo largo de la costa, en especial en sitios rocosos. El abadejo se alimenta de peces pequeños y crustáceos.

Su peso promedio es de 11 kilos. Si bien es cierto que su carne tiene buenas propiedades para la salud, su conservación es bastante complicada. Algunos de los cebos que se aconsejan para la pesca son: gambas, navajas, ermitaños y cangrejos.

Podrás encontrarlos en las zonas del Océano Atlántico (desde las costas de Islandia y de Noruega) y en la parte occidental del Báltico.

En las pescaderías veremos que se comercializa en trozos, rodajas, filetes o entero. Es muy similar al bacalao en ocasiones se vende como tal, ya que es mucho más económico.

El abadejo es un pez muy apreciado en los mares argentinos, en la región lo eligen por su sabrosa carne, además de que tienen muy pequeñas escamas. Su cuero es suave lo que le permite una fácil cocción.